Find a Physician
select

Related Links

Library Multimedia Healthy Living Health Centers Your Family En Español Interactive Tools
A-A+ Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

Back to pediatric spanish conditions

Malformaciones Vasculares y los Hemangiomas

¿Qué es un hemangioma?

Un hemangioma es un tipo de marca de nacimiento. Es el tumor de piel benigno (no canceroso) más frecuente. Puede ser congénito (marca tenue y rojiza) o puede aparecer durante los primeros meses posteriores al nacimiento. Un hemangioma también se conoce como mancha de vino de Oporto, hemangioma en fresa y parche de color salmón. Aproximadamente el 83 por ciento de los hemangiomas ocurren en la cabeza o el área del cuello. Las mujeres son cinco veces más propensas que los hombres a sufrir hemangiomas.

¿Qué es una malformación vascular?

Una malformación vascular es otro tipo de marca de nacimiento, o malformación congénita (presente al nacer), constituida por arterias, venas, capilares o vasos linfáticos. Existen varios tipos diferentes y reciben su nombre en función del tipo de vaso sanguíneo más afectado. Una malformación vascular también se denomina linfangioma, malformación arteriovenosa y gigantismo vascular.

¿Cuál es la diferencia entre un hemangioma y una malformación vascular?

La mayoría de los hemangiomas generalmente no están presentes al nacer o, de estarlo, son marcas muy tenues de coloración rojiza. Sin embargo, crecen rápidamente poco después del nacimiento, de hecho, frecuentemente crecen más rápido que el propio niño. Con el transcurrir del tiempo, su tamaño se reduce (involucionan) y su color se torna más claro. Este proceso de involución puede durar muchos años.

Las malformaciones vasculares están presentes al nacer y aumentan de tamaño proporcionalmente al crecimiento del niño. No sufren una involución espontánea y pueden volverse más aparentes a medida que el niño crece.

¿Cuáles son las causas de los hemangiomas y las malformaciones vasculares?

En general, las causas de los hemangiomas y las malformaciones vascular son esporádicas (ocurren al azar). Sin embargo, en una familia también puede ser heredado como un rasgo autosómico dominante. Autosómico dominante significa que se necesita un gen para que el trastorno se manifieste, y el gen se transmite del padre o la madre al hijo con un riesgo del 50 por ciento en cada embarazo. Ambos sexos se ven afectados en igual proporción y la variabilidad de expresión del gen es muy grande. En otras palabras, es posible que cualquiera de los padres desconozca que tuvieron un hemangioma porque éste desapareció, pero el niño se verá afectado en un grado mayor. Es probable que la familia no acuda al genetista sino hasta que nace un bebé con un trastorno grave. En general, es en ese momento cuando se descubren otros familiares con una manifestación leve del gen, lo que confirma la herencia autosómica dominante.

Los hemangiomas y las malformaciones vasculares son la manifestación de múltiples síndromes genéticos diferentes que tienen una variedad de patrones de herencia y probabilidades de recurrencia, según el síndrome específico presente.

Los hemangiomas están presentes en hasta el 12 por ciento de los bebés durante el primer año de vida. En general, afecta con una frecuencia mayor a las niñas que a los niños.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene un hemangioma o una malformación vascular?

Si el hemangioma o la malformación vascular es muy grande o afecta el aparato respiratorio (vías respiratorias o pulmones) u otro aparato o sistema del cuerpo, podría llegar a comprometer la vida. También puede llegar a convertirse en una amenaza si el hemangioma presenta una hemorragia incontrolable. Las lesiones grandes y, o que ponen el peligro la vida deben ser evaluadas por un equipo multidisciplinario de especialistas que incluya cirujanos plásticos, dermatólogos, oftalmólogos, radiólogos y otros especialistas, según los órganos que estén comprometidos.

Tratamiento para los hemangiomas

El tratamiento depende del tamaño, la localización y la gravedad de los hemangiomas. Generalmente, no se recomienda el tratamiento de los hemangiomas pequeños o los no invasivos, ya que desaparecerán (involucionarán) espontáneamente. Sin embargo, los hemangiomas pueden causar problemas de hemorragias, dificultades respiratorias o en la alimentación, alteraciones en el crecimiento o un deterioro de la visión que quizás requiera una intervención médica o quirúrgica.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • medicamentos esteroides

  • embolización de los vasos sanguíneos (inyección de material en los vasos sanguíneos para obstruir la afluencia sanguínea)

  • extirpación quirúrgica o por láser

Tratamiento para las malformaciones vasculares

El tratamiento depende del tipo de malformación vascular, ya que cada uno de ellos merece un tratamiento diferente. Generalmente, la terapia con láser es efectiva para las malformaciones capilares o las manchas de vino de Oporto, que tienden a ser planas, de color rojo o violáceo y que se localizan en la cara. Las malformaciones arteriales frecuentemente se tratan mediante embolización (se obstruye el flujo sanguíneo hacia la malformación por medio de la inyección de un material cerca de la lesión). Las malformaciones venosas a menudo se tratan por medio de una inyección directa de un medicamento esclerosante (coagulante) que provoca la coagulación de los canales. Muchas veces, el cuidado efectivo de la lesión se logra a través de la combinación de los diferentes tratamientos.